Comité Internacional
de la Bandera de la Paz

ONG-Asociado con el Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas

inicio  |  comité internacional  |  bandera de la paz  |  artículos 

 

Muchas personas creen que yo llego a entregar las Banderas de la Paz, en "limousine", pero no se figuran que a veces tengo que caminar muchas horas en avión y miles de kilometros por carreteras sin pavimentar, para entregar una bandera, como fué el caso de la Siberian Roerich Society. Por supuesto que la recompensa a ese largo camino, realizado con tanto amor, en pro de la Cultura de la paz, es maravillosa.

Te comparto una de ellas:

 

 

EN UNA YURTA ESTILO MONGOL

 

 

 

La primera vez que oí que existían los mongoles, fue en la escuela.

Me impresionaron mucho tanto sus costumbres, su modo de vida nómada, sus viviendas, confeccionadas con pieles, madera y telas, así como los personajes Ghesar Khan y Gengis Khan.

Me sentí muy unida a todos ellos, humildes y poderosos, guerreros y seres de paz, pero nunca imaginé que tuviera la oportunidad de poder disfrutar de una de esas casas, llamadas “Yurtas” en Siberia.

Para llegar allí en la bellísima región de Altai desde Moscú, tuve que tomar un vuelo nocturno de unas 5 horas. Llegué A Siberia a las 6 de la mañana.

Una vez en la Ciudad de Barnaul, antigua Ciudad minera del siglo XIX, me desplacé en un jeep con un chofer que solo hablaba ruso y nunca había visto en mi vida y que había identificado en el aeropuerto, porque Llevaba un cartel de cartón que decía “ALICIA”.

Así, sin poder casi comunicarnos, hicimos un camino entre girasoles y carreteras de tierra, unas 11 horas. A la mitad del camino se paró y sin decirme nada sacó de la cajuela dos bolsas de dormir y a pleno sol ardiente, quedamos profundamente dormidos sobre la tierra, hasta que me despertó para seguir camino, en donde nunca encontramos ni un baño, ni un restaurant.

Finalmente llegamos al típico Pueblo Siberiano de Tchendek, donde mis gentiles “hostess”, Nadia y Vladimir, me hospedarían como una deferencia por llevar la Bandera de la Paz, hasta tan remotos parajes.

En esta ocasión, me habían arreglado mi cuarto, como si esperaran a una novia. Y también tenían ducha y el “Vania” cuyo baño ruso tomaba todos los días, aunque yo no me atrevía a hacer lo que ellos, de meterse inmediatamente después de la sauna al agua helada, en el bellísimo riachuelo glaciar que pasaba enfrente de la acogedora casa de madera.

Como todo Siberia, tiene una capa de agua abajo del pasto, salía todas las mañanas a caminar con botas prestadas y una manta con hule para poder sentarme cuando deseara observar aquellos maravillosos parajes, llenos de belleza y misticismo, donde me fascinaba meditar las horas, contactando con mis amados Maestros, sin darme cuenta del tiempo.

En una ocasión me preguntaron si me gustaría conocer une yurta estilo mongol a lo que acepté encantada.

Desde el momento en que entré, me sentí como en casa. Su acogedora forma exagonal, el fuego a la mitad del recinto, el tubo de la chimenea en el techo para que saliera el humo, los cojines multicolores, sus camas todas seguidas pegadas a la pared alrededor del fuego …. Todo me era familiar.

La dueña de la casa, llamada Zhoya Muzykova, con su carita redonda y sus pequeños ojos, me hizo sentir aún más esta bella sensación de familiaridad.

Ella y su hija que era la Maestra del Pueblo llamado Tchendek en Altai, me recibieron con un gran ramo de flores silvestres, emocionadas porque me expresaron que yo era ya una conocida para ellas, porque me habían visto en una telenovela, llamada “Los ricos también lloran”.

En realidad, no éramos dos simples amigas, parecíamos madre e hija, alegrándonos del reencuentro.

Con amor y delicadeza me mostró todos los detalles de la “yurta”:

Las cunas para los recién nacidos que las ponían encima de las chimeneas, para que los bebés pudieran soportar los 40 grados bajo cero en invierno, lo metates igual que el de los indígenas mexicanos, para moler el trigo, las cortinas adornadas con tiras multicolores, los edredones, hechos de retazos de tela, los cuadros con la historia de Mongolia, los muñecos vestidos a la usanza, confeccionados por ella, y sobre todo la cordialidad y el amor que me estaban prodigando, me hizo sentir la mujer más feliz del mundo.

Insistió en que me vistiera a la usanza de las novias mongolas, a lo que yo accedí con gusto.

No faltó entre todas sus gentilezas el famoso”chai” o the mongol, que estaba delicioso, con galletitas hechas por ella, miel y un cariño que emanaba felicidad al tenerme allí en familia.

Como una imagen habla más que mil palabras, me permitiré transportarte a esa acogedora “yurta” para que la sientas y la goces tanto como yo la gocé.

Tchendek-Altai-Siberia 2008

 

 

 

 

 

Artículos

70 Aniversario de la Bandera de la Paz en San Petersburgo, Rusia
Alianz Comunidad Estudiantil
Bandera de la Paz en Coatzacoalcos
Celebración de los 75 Años de la Bandera de la Paz y el Pacto Roerich
Celebración del 70 Aniversario del Pacto Roerich y la Bandera de la Paz en Rusia
Décimo Tercer Aniversario de la Coordinación de Bandera de la Paz en Morelia Michoacán
El Barco ”Zamná” llevará la Bandera de la Paz por el Mundo
El Comité Int. Otorga La Medalla Roerich A José Argüelles
Entrega de la Bandera de la Paz a Guanajuato
Entrega de la Bandera de la Paz a la Iglesia Católica en la Catedral de México
Entrega de la Bandera de la Paz a la Red Iberica de Luz en España
Entrega de la Bandera de la Paz a la Siberian Roerich Society
Homenaje Luctuoso de Vida
La Bandera de la Paz en la Cima de la Peña Mágica de Bernal-Querétaro
La Bandera de la Paz en la bella ”Cozumel, isla de paz”
La Dra. Alicia Rodríguez en Jornada Espiritual en Altai
La Hermosa Ciudad de la Paz Baja California Sur Recibe la Bandera Internacional de la Paz
La Visita de la Dra. Alicia Rodríguez a Ecuador
Monumento a la Bandera de la Paz en España
Programa Educación Para Una Cultura De Paz
Recordando la Entrega de la Bandera de la Paz al Dalai Lama
Simbología de la Bandera Internacional de la Paz
Transformarse En Bandera De La Paz
Solemne celebración del 15 aniversario- coordinación Michoacán- México
La excibición fotográfica del museo Roerich de Moscú, sigue su gira por México
Entrega de la Bandera de la Paz al pueblo y gobierno de Querétaro - México [ pps, 6,5 Mb]
Carta de una lectora
Compromiso con la Bandera de 64 Mesas Redondas Panamericanas

© Alicia Rodríguez, 2005—2009, site content © Gai Sever, 2005—2009, site development

inicio  |  comité internacional  |  bandera de la paz  |  artículos 

mapa   |  enlaces  |